By rakelgm

El concepto desarrollo tiene diferentes definiciones, entre ellas; el crecimiento o mejora de un aspecto físico, intelectual o moral, la explicación y ampliación de una teoría o idea, el progreso de una comunidad humana…. Todas ellas coinciden en la evolución de algo, entendido hacia un fin positivo, mejorado respecto a lo que se tenía anteriormente.

Para mi el desarrollo, esa palabra tan utilizada en los días que corren, es el avance a todos los niveles, moral, psicológico económico, social, cultural, político… de una persona, colectivo, comunidad…, siempre que se elija y se quiera producir un cambio provechoso, ya que se piensa como desarrollo en algo para la mejora de uno mismo, y no en el cambio como algo negativo, por eso la libertad de eligir si se desea o no, aunque desgraciadamente no siempre se puede optar a ello

A la hora de pensar en desarrollo se me vienen a la mente las necesidades básicas como alimentación, cobijo, higiene, pero también la tecnología, la globalización, la cultura…

Los Países del Norte, nosotr@s, estamos acostumbrados a querer ayudar a los del Sur, ell@s, para que consigan un desarrollo, dando por hecho que nosotros ya lo hemos conseguido. Pero yo me pregunto, ¿estamos pensando en un mismo desarrollo?, ¿les hemos preguntado que tipo de desarrollo quieren conseguir, que cosas quieren cambiar, que avances desean tener? ¿Sabemos lo que tienen o no tienen desde una perspectiva más próxima?

¿Es que nadie se pregunta esto antes de intentar conseguir algo que ni los “supuest@s beneficiari@s” de ello saben que será lo que van a obtener? ¿Es necesario que nosotr@s los del Norte digamos que es lo que no tiene, que nosotros si, e intentar dárselo sin más?

Estas, y aún más son algunas de las preguntas que me hago e intento buscarles una respuesta justa, pero no la encuentro. Me parece muy gratificante que cada vez más, o eso dicen, la gente sea más solidaria con aquellos que más lo necesitan. ¿Pero les preguntamos a ellos qué cosas son las que más necesitan? se me viene a la cabeza cuando mi madre me llama y me pregunta si necesito algo aquí en Valencia, para mi viaje, para mi casa…, si en vez de ello me regalase directamente la televisión más grande y moderna de toda la tienda, porque ella la tiene y piensa que yo también la necesito, pues eso no tendría nada que ver conmigo, porque no la utilizaría, no me cabe en casa o no es lo que más necesito en este momento.

La verdad es que pensándolo así aún me frustro más con estas cosas. Pero indagando profundamente en el tema descubro que el desarrollo surge por las grandes diferencias entre un@s y otr@s, que van cada vez más en aumento y averiguo que son consecuencia del mismo desarrollo. ¿Qué paradoja verdad?
Para descifrar cuáles son esas grandes diferencia, en todos los niveles, se han construido diversos modelos para clasificar cuáles son las causas y los efectos de dicho desarrollo, y ponerle “arreglo” al progreso de cada país sin descuidar el contexto internacional en el que vivimos.

Sobre los años 70 aparecen métodos desarrollistas respaldados por la llegada de la modernización con la esperanza de que el crecimiento del Sur vaya en aumento a partir de la industrialización y la ayuda productiva, eso siempre, del buen Norte, es así como se va definiendo el desarrollo económico.
A partir de estos métodos, o mejor dicho de la teoría económica con origen latinoamericana, aparece el término del Capital Humano, una nueva política que defiende que gracias a la educación se puede caminar hacia un desarrollo económico esperanzador.

Con este nuevo proyecto en marcha se integran las teorías del Capital Humano en diversas políticas económicas y educativas de diferentes territorios, que se dejan ver gracias a proyectos e intervenciones de ámbito educativos respaldados por organismos como OCDE, Banco Mundial…
Estos proyectos son impulsados con la idea de que invertir en educación favorece la modernización, el desarrollo político y el económico dentro de un contexto democrático, argumentando que el reforzamiento de políticas que se están llevando a cabo en educación nivelará las desigualdades. Y yo me pregunto, ¿en qué medida eso repercutió favorablemente entonces, y porque esas desigualdades que deseaban acortar cada vez se hacen más kilométricas hoy? Creo que la respuesta viene a continuación.

“Gracias” a esas políticas se estableció una educación que apoyaba las reformas del mercado y el desarrollo económico, visto como avance hacia algo positivo, de las zonas sureñas, pero con una condición; que se mantuviesen relaciones entre la educación y las estructuras económicas de la sociedad. Esto hace evidente, no hay que esconderlo, que cualquier reforma educativa que se estableciese estuviera proporcionalmente ligada a las políticas de mercado del momento.

Estas políticas impuestas por el Estado se encaminaban hacia la privatización y descentralización de los sistemas educativos, priorizando la educación primaria, de manera que así se podía ver mejor si los sistemas educativos eran de calidad o no, entendiendo yo la calidad como nivel de coste y beneficio.
Ante estas “mejoras” surgen diferentes críticas, las cuales apuntan que se han dejado de lado los procesos políticos, sociales y cognitivos. Además las diferencias dentro del Sur, entre las zonas centrales, más avanzadas a nivel económico por la industrialización y mejor comunicadas con el Norte, respecto a las periféricas, se hacen más evidentes y desequilibradas, creando una dependencia comercial, tecnológica y financiera de las zonas centrales. Se establece así un desarrollo del subdesarrollo.

Como consecuencia de la multitud de críticas promovidas por expertos investigadores y estudiosos, y otros, el desarrollo creado por el modelo económico fracasa, y aparecen nuevos conceptos de desarrollo y un modelo ajeno al económico, el social, promovido por el PNUD.
Con este nuevo modelo nace el concepto de desarrollo sostenible, como consecuencia de la bienvenida globalización para unos, y la inundación borrascosa para otros. La nueva sociedad de consumo irresponsable sobre los recursos naturales-ambientales hace que diferentes organizaciones se movilicen para frenar esta competición por acabar con nuestro entorno y ofrecer una visión con perspectivas de futuro. El Informe Brundtland (llamado Nuestro Fruto Común) es uno de los que intentó responsabilizar a l@s ciudadan@s hacia unas conductas de control de los recursos naturales para el bien de las generaciones venideras, sin dejar de satisfacer las necesidades propias de cada un@.
Este nuevo desarrollo se preocupa por el medio ambiente y por la integridad de los recursos ambientales, apostando por la mejora del bienestar de tod@s, y además defiende las oportunidades económicas de los más desfavorecid@s. Es así como se abre paso, gracias a una nueva forma de pensar y actuar, a una educación más creativa y alternativa como es el caso de la original Carta de la Tierra, una declaración de principios, y una guía muy práctica compartida por todos los pueblos.

Las críticas no dejaron tampoco de lado al desarrollo sostenible, ya que se atribuía a éste una falta de atención a los aspectos económicos, apuntándolo también como un mero discurso de salvación por el momento que se estaba viviendo.

Siguiendo con el paradigma social de desarrollo, hacia los años 90 nace el desarrollo humano creado por el PNUD. Éste es un mecanismo que pretende ofrecer a las personas mayores oportunidades como; una vida prolongada y saludable, una educación y un acceso a los recursos para una vida decente, la libertad política, la garantía de los derechos humanos, el respeto a sí mismo…. Es decir, la creación de un ambiente adecuado para que las personas y grupos se desarrollen potencialmente en una vida más productiva y creativa conforme a sus necesidades e intereses.

Este tipo de desarrollo lleva a crear el IDH, una manera de clasificar a los países a partir de variables muy distintas a las ya utilizadas tradicionalmente respecto a indicadores económicos, educativos y otras áreas, es decir que pretende equilibrar lo que el mercado no aporta y enfatizar la necesidad de poner en marcha instrumentos diferentes a los ya utilizados desde el mercado.

Su aspiración es conseguir el desarrollo de los pueblos y disminuir la separación entre Norte y Sur, apostando por un desarrollo que defienda las políticas que tenga en cuenta a tod@s aquell@s excluid@s de los beneficios del desarrollo, como l@s no nacid@s, l@s pobres…
Su lema es el de invertir en las personas, mediante una educación entendida como herramienta de cambio hacia la equidad y la transformación social. Esto se cristaliza en las acciones de la UNESCO como la escolarización primaria, la aplicación de la educación básica, pensada como aprendizaje a lo largo de toda la vida.

El modelo social también integra las Capacidades de Sen, postura que se opone al factor económico sobre el desarrollo. Esta se posiciona a favor de la libertad humana para que el desarrollo económico desemboque en un desarrollo visto como una expansión de la capacidad humana conduciendo a una vida más libre.

Las Capacidades de Sen intentan eliminar lo que el Capital Humano entiende como desarrollo, es decir desechar la visión del ser humano como parte del proceso económico y como agente únicamente de productividad, y ampliar sus vacíos y libertades para que los seres humanos sean los fines de la productividad y no los agentes, como se venía entendiendo hasta ahora. De manera que las Capacidades Humanas sostengan dos funciones, la más directa pretender dar más libertad para un bienestar y una calidad de vida y de manera indirecta contribuir a la productividad aumentando el crecimiento económico y priorizando el desarrollo de manera controlada.

Y finalmente hablar sobre los modelos de desarrollo político, considerados los más reivindicativos ya que denuncian las diferentes trabas que obstaculicen cualquier intento de desarrollo, se manifiestan por la manipulación del estado de los derechos humanos, crean plataformas activas para acabar con la corrupción y son los que denuncian activamente la situación de aquellos países del Sur incapacitados para saldar las deudas de los años 60 y 70.

Este último modelo, de momento, persigue dos sueños, uno el diálogo político, y el otro, la coordinación entre diferentes organismos entrometidos en el desarrollo de los pueblos.

Como adelantaba anteriormente este modelo crea plataformas para crear una educación asociada, equitativa, encaminada a la autonomía de los colectivos sociales de manera que la propia persona construya su propio desarrollo para la transformación social.

Pero no deja de olvidar las estructuras de poder, los sistemas legales y culturales que obstaculizan las oportunidades sociales y participativas de la población, y es por ello por lo que se manifiestan formando colectivos con el fin de reconocer las necesidades existentes para la lucha de la adquisición de la capacidad de pensar por ellos mismos mediante proyectos educativos.

Pero como vengo diciendo en los anteriores modelos, sobre éste también recaen una serie de críticas, entre ellas; la dificultad de medir los resultados del desarrollo político en la sociedad, y aun más determinar los indicadores para tener unos resultados fiables y objetivos; la ausencia de documentos a nivel de legislación y normativos, relacionados principalmente con el desarrollo político, y en el caso de aparecer alguno, se hace mención desde otro plano, el de la cooperación al desarrollo; y finalmente tener en cuenta que los derechos humanos no están visto con la misma lupa, ya que tristemente, en muchos lugares no se les da la suficiente importancia, a consecuencia de temas culturales, políticos, históricos….
En definitiva, tanto unos modelos como los otros, tienen sus pros y sus contras, los vacíos de unos son los excesos de otros.

Pero en todos encuentro una gran brecha, ¿el tema cultural, no es importante para la concesión y la realización del desarrollo tanto personal como de los pueblos?
El desarrollo, en cuanto a la cultura, lo entiendo como la preparación para la transformación social y política, y no solamente como el progreso económico. Esto supone un trabajo desde
dentro, desde el mismo grupo que desea un cambio positivo, y no una labor con una perspectiva globalizadora, impuesta desde una visión ajena a la realidad.

Entiendo también que han de ser respaldados por diversas instituciones democráticas que garanticen unos cánones comunes, pero siempre desde un conocimiento sociológico, cognitivo, emocional, tradicional…

Es necesario la visión desde local frente al global, sin pensar en el frente como algo opuesto, apoyándose de proyectos activos y realistas, específicos, con un impacto positivo y una viabilidad efectiva, pero para ello es necesario una buena planificación, un análisis de la realidad, eliminando cualquier perspectiva etnocentrista, y con una estructura que se encamine hacia objetivos reales y factores realmente importantes.

Para que un buen desarrollo se dé, a mi entender debe tener una mezcla de todos los modelos vistos hasta ahora, ha de tener en cuenta la política de una determinada zona, la situación económica, una perspectiva sociológica, cultural, ambiental, y un conocimiento sobre la historia a todos los niveles para entender porque esa realidad es esa y no otra. De esta manera se podrán poner en marcha las prácticas necesarias para que cada individuo en su comunidad desarrolle sus propios caminos para andar hacia donde cada uno de ellos lo desee.

Anuncios

0 Responses to “2ª PARADA: El desarrollo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Calendario

octubre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Categorías

RSS La AECID

  • Se ha producido un error; es probable que la fuente esté fuera de servicio. Vuelve a intentarlo más tarde.
"No busco el límite de las fronteras, sino la delimitación de los horizontes." "Queda prohibido llorar sin aprender." "En un país bien gobernado debe inspirar vergüenza la pobreza. En un país mal gobernado debe inspirar vergüenza la riqueza."

A %d blogueros les gusta esto: